San Juan de Otero, la adscripción templaria dada por Rades y Andrada

Como he reiterado días atrás en mi ensayo Templarios en San Juan de Otero, razones históricas de su establecimiento publicado en Soriaymas, diversos historiadores de la Orden del Temple en España han ido citando una bula del papa Alejandro III (1159-1181) en la que se indica que los templarios tenían en la diócesis de Osma un convento con la advocación de San Juan de Otero. Al parecer, el primero en citarlo fue Esteban de Garibay y Zamalloa (1533-1599), o tal vez fuese el cronista de las tres grandes Órdenes Militares española, frey Francisco Rades y Andrada en la crónica de Calatrava (1572). La bula papal, por cierto, no se ha encontrado todavía por parte de la historiografía contemporánea, pero el hecho de que los dos historiadores citados, partiendo de documentos distintos, hablen de San Juan de Otero como convento templario es para mí prueba evidente de su realidad.

¿Pero dónde estaba San Juan de Otero? Aquí es donde divergen sus “localizadores”. El cabildo de la Catedral de El Burgo de Osma acepta que se encuentra en el señorío de Ucero y esa es la tesis oficial eclesiástica que se ha plasmado bibliográficamente desde el siglo XVIII y  que, por mi parte, he aceptado siempre con el matiz de que el San Juan de Otero templario existente durante el pontificado de Alejandro III se encontraba en el cerro-otero del castillo de Ucero y que, tras las Navas de Tolosa, se trasladaron dentro del Cañón del río Lobos junto a la actual ermita protogótica de San Bartolo que bajo sus auspicios se construyó en el primer tercio del siglo XIII (lo explico igualmente en mi Guía templaria de San Bartolo en Río Lobos).

San Juan de Otero en Rades de Andrada

Pero resulta que Rades de Andrada lo ubicó en otro enclave, lo que ha motivado que diversos investigadores hayan despreciado totalmente las referencias eclesiásticas provenientes del cabildo de la propia catedral (que es quien, se supone, tenía que tener el mayor conocimiento de la historia de la diócesis de Osma puesto que disponían desde la Edad Media de toda la documentación posible al respecto; pero este hecho más que evidente se lo saltan a la torera subjetivamente quienes rechazan visceralmente la ubicación de San Juan de Otero en el señorío de Ucero; señorío que había pasado a ser del obispo de Osma desde comienzos del siglo XIV nada menos).

En mi libro –ya agotado- Templarios, Sanjuanistas y Calatravos en Soria (Editorial Sotabur, Soria, 2005), dedicaba cinco páginas a explicar la tesis de Rades de Andrada y por qué no era correcta, y ahora retomo el tema en este artículo.

He aquí el texto controvertido de Rades de Andrada: “El dicho convento de Sant Iuan del otero, conforme a lo dicho, y a la opinión que ha venido de tiempo en tiempo era de tres leguas de la dicha ciudad de Soria, en un cerro muy alto, llamado el Otero, donde al presente ay vna Hermita llamada Sant Iuan, con cimientos y otras señales de grandes edificios”.

Y he aquí la reconstrucción completa de este párrafo que escribo para contextualizarlo: “Yo, el cronista frey Francisco de Rades y Andrada, soy natural de San Andrés en el Sexmo de Tera. Recuerdo que hace ya bastantes años, en mi juventud y antes de abandonar la tierra soriana, pude ver a tres leguas de Soria un gran cerro u otero conocido como Otero de San Juan porque en su cima había una ermita dedicada a San Juan. Así que creo que el convento templario de San Juan del Otero debe ser, sin duda, el alzado en torno a la citada ermita de San Juan ya que coincide el topónimo y la advocación sanjuanista…”.

El cronista de las tres órdenes militares de Calatrava, Alcántara y Santiago, fallecido en 1599 nació en San Andrés de Soria, junto a Almarza y no en Toledo, como señalan otros (wikipedia incluida).  Don Luis de Salazar, por ejemplo, señala que Francisco Rades de Andrades, historiador de las Órdenes Militares, tuvo como hermano al capitán Jerónimo de Soria Andrade.  Pero es que, además, tenemos el testimonio de Diego Díaz de la Carrera, autor de la obra “Definiciones de la Orden y caballería de Calatrava” (1652) que, en su página 133, nos desvela: “Fue el doctísimo Rades natural de la villa de San Andrés, en tierra de Soria. Recibió el hábito de nuestra Orden en primero de agosto de 1557. Fue colegial del Colegio Imperial de la Universidad de Salamanca. Tuvo y sirvió los oficios y puestos de la Orden con general aprobación de todos: Prior de la Coronada y de San Benito de Jaén, Administrador y Prelado del Sacro Convento, octavo en orden desde el año 1593 hasta el de 1596, y Capellán de Honor del rey Don Felipe Segundo. Por su mandato escribió, a costa de mucho desvelo, la Historia de las Órdenes, como se ha referido…” Por este cronista sabemos que falleció en 1599.

Cima del Cerro de San Juan en la actualidad

La ermita templaria según se creía en 1766

La siguiente referencia de presencia templaria en estos lares se encuentra en la carta del párroco de Chavaler y Portelrubio, Manuel Díez, que envía en 1766 al cartógrafo Tomás López. El párroco agregó un plano de la zona como complemento de su misiva, especialmente para ilustrar este texto:  “Desde Chavaler mirando al Lebante, o Oriente, está Portelrubio a distancia de media legua al pie de una Cuesta grande que llaman el Cerro de San Juan; en este cerro hay dos ermitas en la cumbre, una llaman de San Juan, y otra de la Santísima Trinidad; ésta dicen fue iglesia de Templarios…”.

O sea, que doscientos años después de la anterior asignación templaria a la ermita de San Juan del Otero dada por Rades y Andrada, los parroquianos de Chavaler y de Portelrubio (que están cerquita del Cerro de San Juan), creían como su párroco que la ermita que había sido de la Orden del Temple NO ERA LA DE SAN JUAN sino la de la Trinidad, sita en otro monte cercano (cota de 1.250 m.) que se incluía dentro del Cerro de San Juan (cota de 1359 m.), o sea que si hubiera sido realmente templaria tendría que haberse llamado ermita de la Trinidad del Otero de San Juan…, pero no ermita de San Juan de Otero.  Y una de las preguntas claves a tener en cuenta es la siguiente: ¿realmente es factible pensar que existiera una comunidad templaria a cotas de 1359 m. o 1.230 m. en la serranía soriana, donde sólo podrían estar viviendo durante el verano (¿y el agua dónde la tenían?) dada su climatología adversa..?

Para el historiador local Tomás Recio, natural de Fuentelsaz (pueblo al que pertenece la ermita de la Trinidad), fueron los frailes trinitarios sus constructores y no los templarios, cuya presencia rechaza igualmente respecto a la ermita de San Juan en el Cerro de San Juan.

Ni un lienzo siquiera queda de ambas ermitas que, según Tomás Recio, “fueron levantadas por la piedad de los fieles tal vez, no ha muchos siglos y abandonadas a comienzos del siglo XIX al soplo de la secularización y de la relajación religiosa de las costumbres (…) La de San Juan, cobre el cerro que lleva su nombre, cuyos escombros todavía los hemos contemplado en el primer tercio del siglo XX , se deducen sus modestas proporciones; la de la Santísima Trinidad, sobre el monte de este insólito nombre, era de mayores proporciones, según todavía pude lógicamente deducirse el perímetro de su recinto y de los pequeños restos de tejas y piedras que aún persisten en aquella cima batida de vientos y de nieve”.

El cartógrafo real Tomás López incorporó las indicaciones del párroco de Chavaler y Portelrubio en el mapa que realizó de la provincia de Soria en 1783, inspirándose igualmente en el plano que dicho cura le remitiera.

Mapa de Tomás López: “Tinidad fue de Templarios”

Ermita de Matute de la Sierra y, al sur, el Cerro de San Juan

Anuncios

Una respuesta to “San Juan de Otero, la adscripción templaria dada por Rades y Andrada”

  1. Juanma Says:

    Interesante artículo. Me permito puntualizar que los restos en el alto de San Juan no son tan modestos; incluso mirando al suelo, es fácil interpretar las propias ruinas, lo que parece la base de un torreón redondo y los restos de una gran pared circular que los une.
    Respecto del tema del agua, existen en el propio cerro, además de la fuente de la Trinidad, otros tres manantiales.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: