Posesiones templarias en la diócesis de Osma-Soria, Inicio del Proceso

Circular de los seis Delegados apostólicos sobre los bienes de la Orden del Temple en Castilla, fechada en Medina del Campo el  de mayo de 1310 e inserta en el oficio de recepción que al arzobispo de Toledo envió el obispo de Osma, Juan Pérez de Ascarón, desde Gómara, villa de la provincia de Soria, el dia 25 de Mayo de 1310.

Nota: La traducción del latín la ha efectuado el ensayista Antonio Galera Gracia, a quien le damos las gracias una vez más por su colaboración. Este documento no había sido citado por ningún cronista diocesano de Osma por no encontrarse en la catedral oxomense de El Burgo de Osma.

Al Reverendo en Cristo, señor y padre don Gonzalo, arzobispo de Toledo por la gracia de Dios, primado de las Españas y Canciller del reino de Castilla, yo Juan(1) obispo de Osma por la clemencia divina: le desea salud y le ofrece su devota como obligada obediencia.

Sabed que Nos el 25 de mayo del año 1310 recibimos una carta sellada con seis sellos colgantes, a saber, el vuestro y el de los reverendos padres y señores obispos don Rodrigo, obispo de Compostela, don Fernando(2) de Sevilla, don Gerardo de Palencia, don Juan de Lisboa y don Gonzalo de León, del tenor siguiente:

«Gonzalo de Toledo, Rodrigo de Compostela, y Fernando(3) de Sevilla, arzobispos por la gracia de Dios, Gerardo de Palencia, Juan de Lisboa y Gonzalo de León, obispos, procuradores y administradores de todos los bienes de la Milicia del Templo de Jerusalén, en el reino de Castilla y León, designados por la Sede Apostólica, al reverendo en Cristo, padre y señor Juan, por la misma gracia de Dios obispo de Osma, salud y firme obediencia a los mandatos apostólicos.

Sabed que hemos recibido cartas del santísimo padre Clemente, Sumo Pontífice, del tenor siguiente:

Clemente, siervo de los siervos de Dios, a los venerables hermanos, los arzobispos de Compostela, de Sevilla, de Palencia, de Lisboa y de León, procuradores y administradores de todos los bienes de la Milicia del Templo de Jerusalén, por Nos designados en los reinos de Castilla y de León y en sus dominios; salud y la bendición apostólica.

El Dios de las venganzas, para quien nada hay oculto, nos encomia a ensalzar vuestra devoción con las debidas recomendaciones.

Dado en Malaucéne, diócesis de Vaison 16 de octubre, en el año cuarto de nuestro pontificado.

Así pues, deseando, como hijos de obediencia, ejecutar reverentemente el mandato apostólico y el oficio que nos ha sido encomendado; pero teniendo también en cuenta que no podemos llevar a cabo adecuadamente los inventarios de los bienes de dicha Orden, sin la ayuda y el consejo de los prelados, que en esto pueden conocer mejor la verdad en sus respectivas diócesis; y que por reverencia a la Sede Apostólica tienen la obligación de asistirnos y echarnos una mano en este negocio; y dado que, impedidos por otros encargos de la santa Sede, tampoco podemos acceder personalmente a todas las ciudades y diócesis en los reinos de Castilla y León y de sus dominios, por las presentes os encomendamos que hagáis nuestras veces; y rogamos a vuestras paternidades, exhortándoos también en el Señor por la autoridad apostólica, y ordenándoos firmemente para que, según el contenido de dichas cartas,  hagáis fiel inventario de todos los bienes, muebles, inmuebles y semovientes, que en vuestras diócesis pertenecían a dicha Orden, sean cuales fueren las personas o el título por el que los retengan; de todos y cada uno de los prioratos, hospitales, campamentos, casas, bailías o encomiendas, granjas, lugares, posesiones y jurisdicciones; así como de todos los bienes, muebles y semovientes que se hallaren en dichos prioratos, hospitales, campamentos, casas, bailías o encomiendas, granjas, lugares y posesiones; o los que casualmente conociereis en otros lugares, así como los intereses, censos y rentas anuales, espirituales o temporales, de los prioratos, iglesias, hospitales, campamentos, casas, villas, encomiendas, granjas, lugares, bosques, pastos y posesiones de los anteriores, tanto de pan como de vino o dinero, como de cualquier otra cosa; y que pongáis en dicho inventario también  según la estimación más aproximada a la verdad, el valor anual de los intereses y réditos; y todo ello, poniéndolo fielmente por escrito en dicho inventario tan bien como sea posible, sobre cartas de pergamino o cuero; y que, todo ello confirmado con vuestro sello pendiente, nos sea enviado a nosotros o a nuestro vicario, mediante un emisario seguro, antes de la fiesta próxima de san Juan Bautista.

Dado en Medina del Campo, en el año del Señor de 1310».

Y para que vos, reverendo padre, sepáis que hemos recibido las antedichas cartas, os remitimos la presente, conteniendo el tenor de las vuestras al pie de la letra y bajo nuestro sello.

Dado en Gómara, en el día y año arriba citados.

En 1136 Gómara fue dada al Obispo de Osma por el rey Alfonso VIII de Castilla, y a sus obispos perteneció hasta 1578 año en el que  Felipe II la incorporó a la Corona basándose en  una bula del Papa Gregorio XIII de 1574. Y así permaneció agregada a la Corona hasta 1601, fecha en la que, con el título de Condado,Felipe II se la dió a don Antonio López del Río,a la sazón Alférez Mayor de Soria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: