San Juan de Otero, un ensayo histórico

 

 

El primer artículo específico sobre San Bartolo de río Lobos (Ucero) escrito en la prensa, que yo sepa, es éste “San Juan de Otero. Iglesia de Templarios” que publicó la revista Recuerdo de Soria en octubre de 1906.  Su autor es Teodoro Ramírez que lo escribió el 21 de septiembre de 1906. Leer el resto de esta entrada »

Virgen de la Salud del Temple y de San Bartolo de Ucero

El Prólogo de mi último libro, Guía Templaria de San Bartolo en Río Lobos, lo escribí el 16 de julio de este año, y a su última línea, escribo: “Día de la Estrella de los Mares”.  El prólogo es lo último que escribo en la redacción de mis libros, si bien en esta ocasión añadí un último capítulo posterior como “Adenda”  un día antes de llevarlo a la imprenta. Este Prólogo lo escribí, por tanto, en la celebración de lo que, exotéricamente, es la Virgen del Carmen, que tanta devoción arrastra en la villa episcopal soriana de El Burgo de Osma (recordemos que el señorío de Ucero se lo apropió indebidamente el obispo de Osma Juan de Ascarón a comienzos del siglo XIV,-como he señalado en internet y en esta Guía Templaria).

Estos días de atrás, revisando la bibliografía en lengua francesa que tengo sobre el Temple, me topé con el libro de Georges Bordonove “Les Templiers. Histoire et tragédie” de la editorial Marabout (Velviers-Bélgica, 1977) y en la página 226 leo  acerca de la ortodoxia católica templaria, y como prueba transcribe una oración de un templario en prisión tras la barrabasada de Felipe el Hermoso:  “Que la grâce de l´Esprit-Saint nous assiste. Que Marie, l´Etoile de la mer, nous conduise au port du salut. Amen”. O sea, “Que la gracia del Espíritu Santo nos asista. Que María, la Estrella del Mar, nos conduza al Puerto de la Salud [o Salvación]. Así sea.” Leer el resto de esta entrada »

Romería de San Bartolo 2011 (c)

Más fotografías de la jornada intensa de ayer en San Bartolo con motivo de su romería y de la presencia bibliográfica de mi Guía Templaria de San Bartolo en Río Lobos en la lista de libros vendidos en el quiosco de la editorial Sotabur-Soriaymas. Leer el resto de esta entrada »

Romería de San Bartolo 2011 (b)

Proseguimos con imágenes tomadas ayer en la romería de San Bartolo en Río Lobos Leer el resto de esta entrada »

Romería de San Bartolo 2011 (a)

He aquí algunas imágenes de cómo se veía el paraje de la ermita templaria de San Bartolo en el día de su romería, ayer. Allí estuvimos promocionando la Guía Templaria de San Bartolo en Río Lobos

La romería de San Bartolo, ¿vestigio del culto mariano templario?

Cada 24 de agosto se celebra en río Lobos la romería de San Bartolomé en su ermita solitaria de tradición templaria. Los estudiosos han encontrado documentos que demuestran que en el siglo XVII ya existía esta romería en la que, curiosamente, pese a denominarse popularmente como “romería de San Bartolo”, a quien se procesiona y se le rinde culto es a la Virgen de la Salud, y no al patrono del templo, que queda totalmente marginado en este día.

 
Leer el resto de esta entrada »

Del Burgo de Osma a San Bartolomé de Ucero -y 3-

San Bartolomé de Ucero

Caminamos por el camino blanco entre sabinas con retorcidos troncos y también entre pinos negrales antaño resineros. Aunque el sol “pega” bastante, como dicen por estas tierras, la sombra de sabinas y pinos nos alivia sobradamente. Y, de pronto, ante nosotros, a unos doscientos metros, se abre una pradera y al final de la misma vemos la fachada sur de la ermita templaria.

Cruzamos el puentecito de madera peatonal sobre el río Lobos y, sin dejar de fijar la mirada en la ermita y su entorno, alcanzamos su portada gótica. Luego nos apercibimos que hay también elementos románicos. “Es un templo protogótico”, nos aclara el guía puesto por el párroco de Ucero.

Mis acompañantes –unos compañeros de la Facultad que me han acompañado- están maravillados. Yo también. No puedo negarlo. El paraje en el que está insertada la ermita conmueve a toda persona que tenga las puertas de la sensibilidad abiertas a la Madre Naturaleza, y la ermita, estéticamente es bella, pero es que, además, intuyo que estos capiteles del interior y los canecillos del exterior, así como el pequeño rosetón de los hastiales del crucero, deben tener diversos niveles interpretativos por lo que he leído. Sus figuras no deben ser interpretadas literalmente sino simbólicamente.

Me quedo absorto contemplando toda esta simbología. Me siento junto al viejo olmo y tras mirar el conjunto de la ermita me tiendo sobre la hierba plagada de margaritas mientras escucho el rumor del agua del río Lobos y unas voces que provienen de la Cueva Grande que hay enfrente.

Sí… Este sitio es especial. Tengo que volver, pero esta vez lo haré solo, y casi al alba.

Autor del texto: Diego A. de Pablo (este texto es un reportaje para un trabajo universitario del curso 2010-2011 en la Facultad de Comunicación Audiovisual de Burgos). Publicado en el blog Templarios y Más.


Share on Facebook